20 nov

Al andar se hace camino

25 años de aprobación de la Convención sobre los Derechos del Niño

1989-2014

Logo copyHace 25 años, el 20 de noviembre de 1989, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Convención sobre los Derechos del Niño, después de 10 años de elaboración. Se fortalecía así el enfoque de derechos de niñez que ya contaba con dos importantes declaraciones: la de 1924 y la de 1959. La aprobación de la Convención sobre los Derechos del Niño marcó una nueva época en materia de derechos humanos de la niñez.

Su aprobación fue unánime en el seno de las Naciones Unidas, su adhesión fue numerosa en poco tiempo y a la brevedad su ratificación fue casi mundial. La Convención sobre los Derechos del Niño tuvo una inmediata aceptación, sobrepasando a otros instrumentos jurídicos internacionales en materia de derechos humanos y transformándose en el más importante a favor de la niñez y la adolescencia. El Estado de Guatemala fue el 6º país a nivel mundial que ratificó la Convención en 1990.

Aunque relativamente pequeña, la Convención sobre los Derechos del Niño es un instrumento completo e integral. En 54 artículos distribuidos en tres partes contiene su respectiva justificación, sus principios generales, las condicionantes de su aplicación, la explicación de los derechos básicos de la niñez, sus mecanismos de promoción y difusión, su propio sistema de control y sus mecanismos de adhesión y ratificación.

Es importante resaltar que entre los principios generales de la Convención destacan el interés superior del niño, la participación protagónica de la niñez, la no discriminación, la protección integral, todos en función de la supervivencia y el desarrollo integral de las niñas, los niños y adolescentes.

Los aproximadamente 25 derechos básicos establecidos en la Convención incluyen aquellos que son la base para la supervivencia, para la activa participación y para la protección de cualquier forma de violencia. Todos los derechos están encaminados al logro del desarrollo integral de la niñez y la adolescencia. De donde se deduce que desarrollo integral significa el pleno cumplimiento de todos los derechos humanos de las niñas, los niños y adolescentes.

 

Entre los aportes trascendentales de la Convención sobre los Derechos del Niño sobresalen el fortalecimiento del enfoque de derechos de la niñez, la doctrina de la protección integral, la ciudadanía de la niñez, el protagonismo infantil y la programación con enfoque de derechos. Esos aportes generaron una base moral y filosófica para atender humanamente a la niñez y la adolescencia en todo el mundo.

Cuando el Estado de Guatemala ratificó la Convención sobre los derechos del Niño se comprometió a cumplir obligatoriamente todos los derechos que allí se describen y se derivan, a condición de ser señalado por cualquier incumplimiento evidenciado. Arrastrado por organizaciones de la sociedad civil, el Estado de Guatemala apenas cumple con la Convención.

En Guatemala las contribuciones de la Convención sobre los Derechos del Niño se reflejan en un amplio marco legal que se inicia con la Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia, es relevante también la creación de institucionalidad y la posibilidad que la sociedad se organice para su protección, para impulsar la inversión a través de políticas destinadas al cumplimiento de los derechos a nivel nacional.  Las políticas públicas municipales a favor de los derechos de la niñez se ejecutan a pesar de la baja asignación del gobierno central y el incumplimiento de la Ley de Descentralización

A pesar de lo anterior y de una legislación coherente con la Convención, ésta se aplica poco e incorrectamente, la institucionalidad es escasa e ineficiente para el cumplimiento de los derechos de la niñez, las diversas políticas nacionales no se llegan a ejecutar, y una gran cantidad de llamadas de atención al Estado guatemalteco por incumplimiento de derechos se reflejan en más de 200 recomendaciones que le ha hecho el Comité de los Derechos del Niño, inobservancia que se refleja en los pobres indicadores que posicionan a la niñez en una situación de desventaja y exclusión.

Aprovechando la conmemoración de los 25 años de la aprobación de la Convención sobre los Derechos del Niño, la niñez y adolescencia, la Asamblea General, Junta Directiva y Personal de PAMI

exigimos al Estado de Guatemala, personificado en el gobierno actual:

el cumplimiento estricto de la Convención sobre los derechos del Niño y la legislación nacional derivada de ella. Exigimos que los órganos de Estado respeten los acuerdos adquiridos al ratificar la Convención y que por ningún motivo retrocedan en los pocos avances logrados. 

20 nov

Clausura del Diplomado en Coatepeque

El día de ayer, 19 de noviembre, fue la clausura del diplomado de formación ciudadana en Coatepeque. El evento reconoció el esfuerzo de 27 niños y 14 adultos que a lo largo de un año demostraron su compromiso con la formación ciudadana. La actividad contó con la participación del acalde Arq. Emilio Maldonado así como representates de diversas organizaciones, establecimientos educativos, y la presencia de padres y madres de familia.

20141119_131913

05 nov

USAC y PAMI formando para la ciudadanía política

El día de hoy, el Programa de Atención, Movilización e Incidencia por la Niñez –PAMI- firmó una carta de entendimiento con la Escuela de Ciencia Política de la Universidad de San Carlos de Guatemala –USAC-, con la finalidad de establecer líneas y mecanismos para la cooperación interinstitucional, revisar y avalar la malla curricular de los procesos de formación dirigidos a adolescentes, jóvenes y adultos, a través de un diploma con el sello y firma de la USAC de Guatemala, a quienes culminen con éxito los diplomados.

1111111111

111111111111111

 

 

 

 

 

 

 

Durante este año, el diplomado se sirvió a 140 adolescentes y jóvenes y 70 adultos, en seis municipios del país, en donde se desarrolla el Proyecto Entre Amigos Construimos Ciudadanía Política.

 

Auguramos un asocio estratégico a largo plazo, en la construcción de sujetos políticos, ciudadanos y ciudadanas guatemaltecas.